Papayo

(Carica papaya) El papayo es un árbol de la familia de las caricáceas originario del trópico americano, pero que se ha extendido últimamente a las zonas tropicales y subtropicales de Asia, África, Hawai y Australia.

Alcanza entre 4 y 7 metros de altura, y su tronco, de color verde grisáceo y desprovisto de ramas, presenta profundas señales ocasionadas por el desprendimiento de las hojas antiguas. Su copa está constituida por hojas grandes, persistentes y profusamente lobuladas.

Algunos papayos dan flores masculinas, otros las producen femeninas, y también los hay que las presentan simultáneamente de ambos tipos. Por esta razón, en las plantaciones se inician los cultivos con un número determinado de plantas y cuando florecen se van seleccionando para dejar sólo las femeninas y la cantidad suficiente de plantas masculinas para que las polinicen.

El fruto del papayo se conoce con el nombre de papaya. Tiene el aspecto de un melón, de color amarillo o anaranjado, y por lo general no suele pesar más de los 2 Kg, aunque en algunos casos puede llegar a pesar hasta 9 Kg. La pulpa de la papaya es muy rica en vitamina A, tiene un tono amarillento o rosado, y alberga numerosas semillas en su interior. 

El fruto se come crudo normalmente, pero también se emplea para elaborar mermeladas y bebidas refrescantes. La planta  segrega  un líquido lechoso que contiene papaína, que es una enzima parecida  a la pepsina del estómago, utilizada en algunos medicamentos y que también se puede emplear para ablandar las carnes duras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada